The preacher

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

The preacher 1

—¡Dedezitamo una nota periodízticaz con máz garra! ¡Adgo que emodione a lo televidente! ¡Una declarazió en exclusiva! —volvió a ladrar el jefe de información de Televisa, Carlos Omar Barranco. Todos estaban apuradísimos, excepto Jhonny y yo, que ya nos sabíamos el cuento. Continuar leyendo

Anuncios

¿Que onda contigo?

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

«Apollo of the Belvedere» de Livioandronico2013 - Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 4.0 vía Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Apollo_of_the_Belvedere.jpg#/media/File:Apollo_of_the_Belvedere.jpg

«Apollo of the Belvedere» de Livioandronico2013 – Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 4.0 vía Wikimedia Commons – https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Apollo_of_the_Belvedere.jpg#/media/File:Apollo_of_the_Belvedere.jpg

—¿Y qué estudió usted, profe? —me preguntó Iskra en la sala de maestros.

—Ciencias de la Información —contesté.

—Ah, pero qué interesante. ¿Y en qué consiste su profesión?

—Haga de cuenta —le dije— que soy algo así como licenciado en salón de té y charla de café. Continuar leyendo

La vena de lava

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

la vena de lava

Cuando trabajábamos en Televisa, Chihuahua, mi camarógrafo Juan Campos y yo fuimos comisionados para realizar la nota del Día de los Santos Inocentes. Treinta años atrás se había soltado un rumor en Chihuahua de que el Cerro Grande, emblemático de nuestra ciudad, estaba lleno de agua en ebullición y que estallaría en cualquier momento. Continuar leyendo

Un viaje a Juarez

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

escanear0001

Cuando trabajaba en Televisa, Chihuahua, me gustaba la rubia Marissa Chávez, pero ella no me hacía caso. Durante la época navideña los directivos contrataron tres autobuses para llevarnos a Ciudad Juárez, donde sería la posada, y para que estuviéramos contentos en el viaje llenaron algunas hieleras de cerveza, además de repartir bolsas de frituras como papas y chicharrones. Continuar leyendo

Nunca mandes flores

flores

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Entre las peores estupideces que un enamorado en etapa de cortejo puede realizar se encuentra la de mandar flores. Si al ingenuo lector le ha pasado por la cabeza cometer tamaña barbaridad originaria de la Edad Media, cuando los cruzados trajeron las rosas del Medio Oriente y muy probablemente fueron recibidos con un: “¡Estúpido! ¿Ése es todo el botín que le arrancaste a los paganos? Bien le decía mi madre a mi padre: ¡no cases a tu hija con uno de los condes de la Cerda, que son todos unos imbéciles!”, sería mejor que se pusiera a leer El ruiseñor y la rosa, de Óscar Wilde. Continuar leyendo