Las dunas

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Esa mañana Francisco se levantó —como todas las mañanas— desganado, pero con resignación para irse a trabajar. Somnoliento se metió a la ducha y dejó que el agua le recorriera el cuerpo hasta agotar la reserva caliente. Continuar leyendo

Anuncios