El bicho maldito

el bicho maldito 1

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

La ciudad se encontraba desolada, como desolado se encuentra mi corazón. Caminé hacia la tienda de autoservicio y le dije a la tipa que atendía:

—Dos cuartos de brandy presidente.

La tipa se agachó para que le mirara las nalgas y ya sabéis, no entremos en detalles, así que, obviando este vulgar detalle narrativo preparémonos para un instante de verdadero terror.

Había yo leído el infame Necronomicón, de Abdul Al-Hazred, y sabía que más allá de las estrellas hay demonios que nos acechan, siempre preparados, para destruirnos.

Caminaba yo hacia mi casa cuando me encontré a ese organismo alienígena, un ser que semejaba una estrella de mar, así que saqué mi cuchillo de caza y comencé a combatirlo, al tiempo que salmodiaba una frase del árabe loco, para protegerme:

el bicho maldito 2

—Iä! ¡Iä! ¡Cthulhu fhtagn! Ph´nglui mglw´nafh Cthulhu R´lyeh wgah-nagl fhtagn.

En eso escuché una voz recia que provenía de la casa del vecino:

—¡Elko! ¡Carajo! ¡Ya te dije que tengo un niño chiquito que no se puede dormir!

Yo lo miré, alucinado, y le dije:

—Vecino, ¿estás viendo el bicho que acabo de capturar? Me parece que viene de más allá de las estrellas.

El vecino, un pinche bato de los más insensible con eso de las ondas literarias, contestó:

—¡Ya vete a dormir, cabrón, y llévate esa puta piñata defectuosa!

Anuncios

Un comentario en “El bicho maldito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s