¿Que onda contigo?

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

«Apollo of the Belvedere» de Livioandronico2013 - Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 4.0 vía Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Apollo_of_the_Belvedere.jpg#/media/File:Apollo_of_the_Belvedere.jpg

«Apollo of the Belvedere» de Livioandronico2013 – Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 4.0 vía Wikimedia Commons – https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Apollo_of_the_Belvedere.jpg#/media/File:Apollo_of_the_Belvedere.jpg

—¿Y qué estudió usted, profe? —me preguntó Iskra en la sala de maestros.

—Ciencias de la Información —contesté.

—Ah, pero qué interesante. ¿Y en qué consiste su profesión?

—Haga de cuenta —le dije— que soy algo así como licenciado en salón de té y charla de café. Continuar leyendo

El regalo de Lovecraft

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

el regalo de lovecraft

Mientras me encontraba realizando un viaje de placer por el Rin le encargué a Alfred, mi mayordomo, que revisara mi correspondencia con el propósito de que no se retrasaran mis asuntos, sobre todo los relacionados con “Voluptuosidad es la palabra”; no obstante creo que haberle confiado tanta responsabilidad fue un error, como verá el lector al enterarse de los aterradores hechos que narramos a continuación: Continuar leyendo

Lord Clinton

Elko1 001

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Cuando Clinton llegó a la casa venía como el pago de un crimen; sin embargo él estaba consciente de sus orígenes aristocráticos y se tomaba el hecho de haber sido vendido como un esclavo con un desprecio absoluto hacia los mercaderes que habían lucrado con su persona, además de que exhibía una confianza atroz en que finalmente triunfaría. Continuar leyendo

Carta a Lovecraft

lovecraft

Destinatario: H. P. Lovecraft. 598 Angell St. Providence, Rhode Island.

Remitente: Elko Omar Vázquez Erosa. Chihuahua, México.

Mi querido Howard:

Mis manos tiemblan de horror ya que la casa se ha llenado de presencias ominosas que provienen de una realidad putrescente, extraviada en los mares de la locura, más allá de los sueños de Cotton Mather y del lago de Hali. Continuar leyendo