Acerca de las razones por las que ya no se puede follar en la oficina y por qué los judíos, otra vez, se tienen toda la culpa

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Hace unos minutos encontrábame yo follando muy a gusto con la licenciada Guzmán: la tenía a cuatro patas y la tomaba del cabello (usa cola de caballo) cuando, de pronto, la cámara comenzó a chillar.

Para esto se suponía que esa pinche cámara, marca Steren (esa tecnología chafa israelita, más barata que la china) nada más miraba hacia un lado; pero no, resulta que se puede mover con un celular, y hasta micrófono y bocina tiene.

—¡Elko! ¿Qué estás haciendo? Continuar leyendo

Anuncios

Cosas que colecciono

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

La mini réplica de la espada de Conan (interpretado por el Chuache) es de Marto (un taller español que mantiene la tradición de crear espadas con alma de hierro, el mejor acero del mundo). Tiene su certificado de autenticidad y unas runas falsas, grabadas sobre la hoja, que dicen: “Suffer no evil yee who wield this in the name of Crom” (no sufrirá mal quien blanda esta espada en el nombre de Crom).

El alebrije (una rana con estrellas) está hecha de pasta de papel. Los alebrijes fueron creados por un artesano mexicano indígena quien, a punto de morir, en su agonía se imaginaba esos bichos y escuchaba la palabra “alebrije”. Continuar leyendo

Exacta relación de los hechos maravillosos acaecidos cuando mi primo Elco debutó en el oficio de sacamuelas

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Mi primo Elco, “Tito” de cariño, se encontraba en el solar de la casa del pueblo en compañía de varios de sus compinches reparando, por centésima ocasión, a “La Chola”, una vieja camioneta pick up o “troka”, como les dicen en Chihuahua; muy a pesar suyo a ese trasto antediluviano le era diferida, una y otra vez, una merecida jubilación y gimoteante y todo aún era capaz de trasladar enormes haces de leña, pacas de alfalfa, chanchos y hasta piedras, ello a pesar de los bárbaros tratos que recibía por parte de mi primo, como en aquella ocasion cuando se quedó sin gasolina y Tito la obligó a continuar su camino hasta el rancho a punta de diáfano, en medio de un concierto de tosidos, emitiendo humaredas y sacudiéndose como una revolvedora de cemento. Continuar leyendo

Instrucciones para echar un sueñecito en la oficina aunque te estén vigilando con una fastidiosa cámara

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Asumo que usas lentes; pero si no los usas puedes adquirirlos, por un módico precio, en cualquier supermercado, o en una página china.

El siguiente paso es robarle a tu mamá, a tu tía o a tu hermana, o a quien se deje, un ejemplar de la revista Vanidades (de preferencia una edición antigua para que puedas leer alguno de los divertidos relatos de Elizabeth Subercaseux). Continuar leyendo

Apuntes de noviembre a diciembre de 2018

Por: Luis Arcas González

22 de noviembre de 2018

Dada la tensión existente en el parlamento de España, los sucedidos en nuestro poder judicial y otros hechos importantes en el resto de la política del mundo, voy a reinterpretar unos chistes tradicionales para mi público que tanto me sigue, al que tanto debo y al que le reafirmo que cuándo pueda le pagaré todo lo que le debo en billetes, incluida La Caixa y el Santander.

Pido perdón previo a quienes se ofendan y a los que se sientan reflejados: Continuar leyendo

Nunca te compres una blazer

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Se veía muy bonita; pero esa cosa jamás sirvió más que para dos cosas: para nada y para pura chingada.

Siento que Raúl Almanza (El Chumba) me estafó.

Me la vendió en 25 mil pesos de aquel entonces y le metí otros 25 mil pesos; yo no quería batallar, así que pregunté a los taxistas.

—¿Pues quién es el más fregón de los mecánicos eléctricos?

Y me recomendaron a un güero, panzón, quesque muy lanza, que parecía un chicharronero alemán. Continuar leyendo