La Republica

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

la republica

Goethe estaba irreconocible: agarraba a patadas al pobre viejo malagradecido y, pese a que el anciano ya había mordido el polvo, Goethe se ensañaba con sus pellejos y su lamentable esqueleto, cuyas máximas tanto citan los «abogangsters» y otros individuos —incluso clérigos— poco o nada recomendables.

Khayamm traía en el bolsillo interior de sus ropajes una anforita de barro llena de un vino exquisito, así que bebimos.

Lope se fue de putas y no pudimos recabar su opinión; por su parte Quevedo tenía un duelo, de esos de capa y espada, y nos ignoró, olímpicamente.

—Bueno —les dije—, tampoco es para tanto: ¿a poco querían ser bien recibidos en su mugrosa República?

«Déjalos que hagan sus mapas mentales: nosotros nos embriagaremos para divertirnos, como hacen los demonios, y luego les enseñaremos».

 

 

Una respuesta a “La Republica

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.