La Republica

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

la republica

Goethe estaba irreconocible: agarraba a patadas al pobre viejo malagradecido y, pese a que el anciano ya había mordido el polvo, Goethe se ensañaba con sus pellejos y su lamentable esqueleto, cuyas máximas tanto citan los “abogangsters” y otros individuos —incluso clérigos— poco o nada recomendables. Continuar leyendo

Un viaje a Temósachi

Elko2 055

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Para variar estábamos sin blanca, pues como diría mi padre:

—Si a ustedes los filósofos, soñadores y poetas alguien los sacudiera agarrándolos de los tobillos, sólo les saldrían cinco pesos para el camión, un trozo de lápiz y un peine inexplicable. Continuar leyendo