Acerca del arte de no bañarse

Fotografía tomada a través de un frasco plástico lleno de gel contra un galón de agua purificada color azul que pretende, con mucha imaginación, fingir las olas del mar, y es que siempre dije que cualquier pendejo podía ser fotógrafo.

Fotografía tomada a través de un frasco plástico lleno de gel contra un galón de agua purificada color azul que pretende, con mucha imaginación, fingir las olas del mar, y es que siempre dije que cualquier pendejo podía ser fotógrafo.

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Entre las grandes ventajas de no trabajar como bestia, o sea, vivir parcialmente de tus rentas y escribir, se encuentra que te puedes pasar los dedos por los testículos luego de varios días sin bañarte y descubrir que en ti hay ciertos aromas marítimos.

Y el mar, pródigo en sueños, te lleva a los rincones más lejanos de la tierra.

Si yo fuera una secretaria ejecutiva, por ejemplo, o me hubiera casado, o estuviera mi mamá en casa (anda de vacaciones) tendría que bañarme todos los días.

Gracias a Dios puedo retozar, como un cerdo feliz en la charca y gruñir de pura satisfacción.

Y me vuelvo a pasar los dedos por los testículos para descubrir, de nuevo, que hay ciertos aromas marítimos en mí.

Un comentario en “Acerca del arte de no bañarse

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .