Acerca del arte de no bañarse

Fotografía tomada a través de un frasco plástico lleno de gel contra un galón de agua purificada color azul que pretende, con mucha imaginación, fingir las olas del mar, y es que siempre dije que cualquier pendejo podía ser fotógrafo.

Fotografía tomada a través de un frasco plástico lleno de gel contra un galón de agua purificada color azul que pretende, con mucha imaginación, fingir las olas del mar, y es que siempre dije que cualquier pendejo podía ser fotógrafo.

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Entre las grandes ventajas de no trabajar como bestia, o sea, vivir parcialmente de tus rentas y escribir, se encuentra que te puedes pasar los dedos por los testículos luego de varios días sin bañarte y descubrir que en ti hay ciertos aromas marítimos. Continuar leyendo