Fabiola

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

fabiola

Mi amigo Isidro Portillo me invitó a un rancho con sus hermanos y una amiga de su familia, Fabiola, una muchacha rubia, de ojos azules, delgada y que usaba el pelo corto.

Estábamos en la Universidad, yo acababa de romper con mi novia Mónica, quien también era rubia, pero esa es otra historia. Lo cierto es que yo no me sentía con muchas ganas de andar de paseo, pero Isidro insistió:

—Compadre, ya quítese esa tristeza, Fabiola es güerita como le gustan, y bien dicen que un clavo saca a otro clavo —me insistió Isidro.

Durante el camino al rancho Fabiola, quien viajaba con las hermanas de Isidro a bordo de una camioneta que iba por delante de nosotros me coqueteaba, se reía, se tapaba la cara: era maravilloso.

Una vez en el rancho todos nos metimos a bañar a una acequia o arroyo artificial, en una tinaja o lagunilla que se formaba a la sombra de varios álamos, donde estuvimos nadando y jugando muy animados.

Muy sonrientes Fabiola y yo nos agarramos de las manos y estuvimos platicando de nuestras vidas, así que quedamos en salir juntos una vez que regresáramos a la ciudad de Chihuahua.

Días después fui a visitarla y le dejé una carta, que me agradeció muy efusivamente pues decía que era la más bonita que le habían escrito nunca.

Por fin llegó el anhelado día de nuestra primera cita y se me ocurrió llevarla a un café esotérico al aire libre, que se ubicaba en un mirador desde el que se veía toda la ciudad. El café estaba decorado con unos monigotes vestidos de oropel, con máscaras venecianas, además de que unos brujos te leían las cartas, los caracoles, las runas o la mano.

Para mi mala suerte se soltó mucho aire y uno de los monigotes fue a dar contra nuestra mesa; Fabiola, que seguramente era supersticiosa, lo habrá considerado de mal augurio y gritó que ya se quería ir. La llevé a casa de Isidro, donde se hospedaba.

Días después los Portillo me invitaron a una fiesta donde me encontré a Fabiola, quien muy alegremente me anunció que ya tenía novio.

El noviete vestía de vaquero mientras que yo era rocker; Isidro me llamó aparte y estuvimos tomando cerveza un buen rato.

De pronto mi genio malo, un demonio con trompa de marrano, se me apareció mientras en una mano sostenía un cerveza, en la otra un cigarrillo y con la cola una máscara de carnaval veneciano:

—Elko, muchacho, ¿vas a dejar que el ranchero ése te baje a la chica por culpa del monigote con la máscara de carnaval?

—Bueno, pues Fabiola ya hizo su elección.

—¡Naaah! ¡Te está dando celos, menso! ¡Éste es el mejor momento para demostrar de qué están hechos los rockers! ¿De qué te sirve esa chamarra de piel? ¿Qué diría Lemmy Kilmister si te viera?

Sus razones me parecieron excelentes así que me acerqué al novio de Fabiola y le dije, refiriéndome a su sombrero cowboy:

—¿Y ese gorro? ¿En qué bote de basura te lo encontraste?

El tipo se molestó, me quiso enfrentar, pero sus amigos lo agarraron mientras le aconsejaban:

—¡Dile que lo compraste! ¡Dile que lo compraste!

—¡Gorrudo! ¡Chero monta perros! ¡Ni rancho tienes! ¡Eres puro farol!

Una muchacha medio chinita me sacó de la fiesta tomándome del brazo y una vez afuera, en unas bancas, me dijo que me calmara, que Fabiola era así y que no había que tomársela muy en serio.

Me acarició el cabello y comenzamos a besarnos, pero luego de unos minutos se levantó y salió corriendo.

Consideré prudente irme de la fiesta porque ya había armado un follón de esos que pertenecen a los tiempos heroicos, como decir a la Edad Media de mi vida. Hoy por hoy Ratón es un tipo moderno y se porta bonito.

Al día siguiente me habló Isidro:

—Oye, ¿por qué andas besando a mi prima de 15 años?

—¿De quince años, dices! ¡Uf!, ya estábamos enfiestados y ella andaba muy maquillada, no sabía ni que tuviera 15 años ni que fuera tu prima, lo siento.

—Bueno —dijo Isidro, muy conforme— “pos” de noche todos los gatos son pardos.

—¿Verdad que sí, compadre?

—No, “pos” sí.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s