Amy y el dios Thor

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Hoy en la tarde el cielo comenzó a tronar muy fuerte y Amy me dijo que tenía mucho miedo.

—No te preocupes —le dije—, es el dios Thor que está golpeando las nubes con su martillo para sacar chispas y que caiga la lluvia para que estés fresca.

—¿Y po’ qué etá ese seño allá arriba, tío? Continuar leyendo

¿Que onda contigo?

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

«Apollo of the Belvedere» de Livioandronico2013 - Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 4.0 vía Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Apollo_of_the_Belvedere.jpg#/media/File:Apollo_of_the_Belvedere.jpg

«Apollo of the Belvedere» de Livioandronico2013 – Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 4.0 vía Wikimedia Commons – https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Apollo_of_the_Belvedere.jpg#/media/File:Apollo_of_the_Belvedere.jpg

—¿Y qué estudió usted, profe? —me preguntó Iskra en la sala de maestros.

—Ciencias de la Información —contesté.

—Ah, pero qué interesante. ¿Y en qué consiste su profesión?

—Haga de cuenta —le dije— que soy algo así como licenciado en salón de té y charla de café. Continuar leyendo

Acerca de los concursos gastronomicos

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuando contemplo las fotografías de sir Winston Churchill siempre me digo que un día de estos debería lucir así de satisfecho y orondo, todo un bon vivant, y no es que me falte mucho. Lo cierto es que resulta inspirador saber que el tío consumía alrededor de nueve puros diarios y una botella de whisky diariamente, se servía una cena pantagruélica y todavía se dio tiempo para escribir deliciosas páginas históricas, pintar algunos cuadros y de paso salvar lo que quedaba del Imperio Británico. Continuar leyendo

Halloween

halloween

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

A pesar de todos los esfuerzos de los profesores, asociaciones religiosas y periódicos patrioteros erigidos en paladines de la gazmoñería, nunca pudieron acabar con el Halloween en Chihuahua, si bien le restaron algo de glamour a “esa costumbre extranjera” y han conseguido implantar una tradición igualmente ajena al norte de México —los altares de muertos— por lo menos en las oficinas gubernamentales y en las escuelas. Continuar leyendo