Apuntes de enero a marzo del 2014

Por: Luis Arcas González

Luis Arcas, de fiesta, con una de sus amadas perras.

Luis Arcas, de fiesta, con una de sus amadas perras.

27 de enero de 2014

Hace un rato, en plena noche, he sacado a pasear a mis dos perras.

Al poco de corretear, se les han erizado los pelos de sus lomos y han aullado, mirando fijamente a un punto concreto entre los árboles del parque junto a mi casa.

He caminado hacia ese punto y allí, dentro de un matorral ornamental, me he encontrado a mí mismo desnudo en posición fetal y temblando de miedo y frío.

Me he ayudado a levantarme, me he puesto la cazadora que llevaba, me he dicho unas palabras de ánimo y me he dejado que siguiera andando por entre medio de mi vida.

Creo que me he ido contento y yo he seguido paseando a mis perras por ese parque que tanto les gusta corretear y olisquear.

Mi buena acción del día.

Más tarde…

Hace un rato, en plena noche, he sacado a pasear a mis dos perras.

Al poco de corretear, se les han erizado los pelos de sus lomos y han aullado, mirando fijamente a un punto concreto entre los árboles del parque junto a mi casa.

He caminado hacia ese punto y allí, dentro de un matorral ornamental, he encontrado a un orfeón donostiarra que, escondido, buscaba sorprenderme para cantarme una polca con la intención de que me pusiera a bailarla.

Reconozco que estuve a punto de caer en su trampa porque, eso sí, 350 catedráticos de canto metidos en un matorral ornamental de jardín cantando, tienen mucho poder, pero no, seguí paseando a mis perras y mientras me alejaba iba saliendo de ese cono sonoro que se fue convirtiendo en una lejana sonata de feria del pueblo de al lado que oyes pero no te pone.

Todavía más tarde…

Hace un plato, to de noche, he tenío que sacar a las putas perras a cagar, justo cuando me tomaba mi “tercer” cubata. Se pusieron a ladrar como putas perras que son y cuando voy a ver qué coño pasa veo a un tío meando entre unos matojos y “ensima er” tío se cabrea con las putas perras y voy le digo que si tiene algún canutito pa’l cuerpo.

“Mos sentamo lor” dos en un banquito y “mos” pusimos “siegos”.

Verme a mi desnudo no me vi. Orfeón donostiarra ni flores pero “mos reimos” un “güevo” y parte “delotro”.

Que tío “ma” cojonudo.

Pepe o Paco creo que se llama o Migué que “puee sé”.

Que Luis se ha quedao pegao en el teclao…

Hace una rato, los 350 catedráticos de canto componentes de un orfeón donostiarra, estaban paseando a su perras por entre un matorral ornamental del parque de al lado de casa y se encontraron con un porreta que estaba meando en posición fetal. Estaba desnudo y tiritando.

Todos los catedráticos ayudaron a levantarlo y le hablaron animándolo y le pusieron sus cazadoras.

El hombre murió aplastado por el peso de tanto cuero y piel que todos sabemos cómo visten esos pijos del orfeón.

Me da que esta historia se me está escapando de las manos y de la mente mundial.

No sé.

Que sigue pegao en el teclao…

Hace un rato… ¿qué hice hace un rato?

28 de enero de 2014

Esta noche seré breve.

Ya.

Más tarde…

Sé que aquí todo se lee al revés, en un principio, por lo que si vais más abajo leeréis la explicación de lo siguiente:

¡No! No me da la gana de ser breve.

Y ahora cuento.

No me quedé a gusto conque el Orfeón Donostiarra me matara a base de cariñazos.

Eso de ponerme 350 cazadoras y abrigos de piel hasta mi compresión, asfixia y muerte no me compensaba.

Cuando ellos me creyeron muerto, bajé mi eso corporal que hacen los osos cuando hibernan, y me creyeron muerto.

Así, cada uno recogió su prenda de piel pesada y fui notando como desaparecía ese peso que me agobiaba.

Cuando se iban, oí como se reían diciendo que habían ayudado a otro pobre a pasar a mejor vida con sus peleterías y que me habían librado de un sufrimiento de años.

Entonces entendí: el orfeón donostiarra usaba del canto para disimular sus intenciones ocultas: dar muerte a personas que estaban sufriendo.

En ese momento entendí el motivo de mi existencia. Yo no era yo y sí tan sólo un cuerpo creado para contenerme y yo, dentro de ese cuerpo, tenía un sólo motivo de existencia… luchar contra el orfeón donostiarra.

En ese momento me sentí un illuminati, un vengador de la humanidad, un Cid que con mi Tizona y mi Babieca (tendría que buscarlo), un Quijote que salvaría a la humanidad de ese poder incalculable de un coro maligno.

Busqué grabaciones de sus cánticos y, después de muchas escuchas, aprecié con mi fino oído y valiéndome de sofisticados aparatos que todos los illuminati tenemos cuando nos lo proponemos, que se repetían determinadas notas.

Si Mi Fa Do Mi Re Fa Do

“Si me enfado me reenfado”

Ahí estaba la clave, por supuesto de Sol.

Ya sabía sus intenciones, ninguna buena, pardiez.

Tenían un plan y no auguraba nada bueno.

Quitar la vida a los pobres, pedigüeños, negros, presidentes de gobiernos, concejales, cuidadores de ancianos, ancianos mismos, curtidores de piel de baja calidad, etc. (lista completa en anexo aparte, 300 folios), era su objetivo.

Ante el reto me crecí. Con algunos retales de tela vieja, evitando la piel, me cosí un traje al que llamé el traje del Vengador, oseasé yo.

Mañana el capítulo siguiente que tengo sueño

(Sos vais a cagar de to lo que el Vengador va a ser capaz de jaser y de lo que los de Orfeón Donostiarra va a embrutecerse y recontraatacar).

30 de enero de 2014

No, no seguiré el culebrón de mi enfrentamiento con el orfeón donostiarra.

Creo que estoy llamado a más altas cumbres literarias.

Por ello y sólo por elio procedo a una escritura más útil para la humanidad misma y entera.

Voy a contaros sobre el beneficio que produce a la humanidad consumir caracoles, lecturas de Corín Tellado y Marcial La Fuente Estefanía y el uso adecuado y oportuno del cóctel Molotov.

Todo elio lo contaré mañana que hoy es tarde y tengo sueño.

Me se olvidaba añadir la posible relación de todo eso con la mezcla de la marihuana con el uso del tanga tradicional en zonas deprimidas de la Unión Europea e incluso, si me apuran, en las zonas del extrarradio comunitario influidas por otras culturas, tal como en Canarias, que eso es un tema que mejor no tocar porque todos sabemos lo que son los canarios que dicen que los tangas son de jembras y se los ponen elios sin vergüenza ni dignidad.

Mañana más, lo siento.

31 de enero de 2014

A esta horas se me va la pinza, la olla, y eso, no sé, más cosas.

Reconozco que me he tomado hace un rato mi medicación prescrita por mi sanador, cabrero, montañés.

Empiezo: agarraros que voy.

Anoche tuve un sueño, nada de pajaritos que se me posan en el hombro con talante que estoy llamado a más altas cumbres que esas. Soñé, bendita ilusión, que cada uno de nosotros tenemos una fuerza interna capaz de hacernos superar cualquier inconveniente, encontronazo, puñetazo, golpazo y tantos “azos” que te puede dar el vivir.

Ese sueño me hizo feliz porque entendí que no sólo es posible sino que es tan real como que todos tenemos esa experiencia alguna vez o varias en nuestras vidas.

Creo y siento que cualquier persona de las que vivimos es capaz de superar cualquier obstáculo que se le enfrente.

Se te muere tu madre, tu padre, te echan de tu casa, de tu trabajo, se te van tus hijos, te quitan tu vivienda, te embargan el sueldo, te quedas sin nada y, a pesar de todo, cuando crees que te ahogas en lo más profundo del mar, siempre eres capaz de nadar hacia la superficie y respirar, tal vez en un océano infinito en el que lo más probable es que mueras pero respiras y vives.

No se me ocurre mayor golpazo que le puedan dar a una persona, incluyendo todos los que he citado, que le digan a alguien que tiene una mala enfermedad.

Ahí hay que estar. Ahí es donde se tiene que luchar porque todas las miserias que he contado son tonterías del vivir. Ahí es donde se ve que una persona quiere vivir y continuar.

A esas personas valientes, a esas fuertes voluntades les digo que estoy con ellas, que todos estamos con ellas, que no se rindan, que luchen, que las queremos que… tralaralará (ahora es cuando viene la vis cómica que también está bien):

¿Saben aquél que diu?…

Pos sí, que lo voy a contar, que no que mejor que contar un chiste cuento una historia real de esas mías que como esto se ha alargado intentaré ser breve.

Dijo él: “Te como ahora mismo”.

Respondió ella: “Espera que me salpimente”.

JA.

Explicación para las personas torpes (torpes y torpas, no sea que Zapatero se enfade).

Él, vencido de su lujuria, mandole un mensaje puramente sexual a ella. Él quería decirle que se la beneficiaría totalmente hasta donde sus fuerzas alcanzaran.

Ella entendió que, dado que se la iba a comer, mejor que supiera bien y pensaba en la sal y no sé, otro condimento.

Creo que ella se lo comió a él, que suele pasar y sin salpimentar.

Mañana más, inútiles

13 de febrero de 2014

Estoy agobiado y muy preocupado. Tengo la sospecha fundada de que he dejado embarazada a otra mujer.

Esos ojos negros, ese pelo zahino y brillante, esos labios recogidos para mostrar una dentadura blanca lustrosa… me cautivó y me dejé llevar.

En apenas cinco horas de coito creo que la embaracé para cuarenta semanas.

Tendré que hablar con otro hijo que tiene ya hecho un hombrecito para que lo entienda y lo admita y algunas otras actuaciones conducentes a organizar nuestras nuevas vidas.

No soy una persona egoísta, sólo le pediré una pequeña pensión de 3.000 € mensuales porque La Pantoja se lo merece todo.

Eso sí, me voy a hacer rico con la exclusiva del bautizo.

Pantoja, amor mío, lo nuestro no puede seguir que estoy casado pero entre los dos podremos educar a nuestro retoño en un entorno adinerado y agradable.

14 de febrero de 2014

No sé, a lo mejor es que usan mi ingenuidad.

Alguien me hizo observar que tal vez mi Pantoja no tiene edad de embarazos y creo que se refería a esas cosas de mujeres que se les seca el pistilo que no el gineceo que de verdad que no lo estaba.

Por ello me pregunto… ¿Por qué ella me ha inducido a pensar que está encinta de mí? ¿Qué pretende con su engaño? ¿Enseñar dientes? ¿Pagarme una pensión vitalicia para mantenerme enganchado de alguna forma a ella?

Por otro lado su hijo que me cae muy bien me dijo algo así como “coge la pasta y huye que no sabes dónde te metes”

La verdad es que estoy asustado.

Creo que voy a rescindir mi contrato con el Sálvame de Luxe y no voy a conceder ninguna declaración pública más porque mi vida vale más que los dineros que me ofrecen. Más vale vivo y pobre que rico y muerto que en la caja no quepo más que yo, pienso.

Más tarde…

Ya me iba a acostar cuando he recibido una llamada del representante del Orfeón Donostiarra.

Me amenaza con una serie de demandas judiciales: una por parte de la institución coral y el resto, unas doscientas, por cada uno de los componentes orfeonales.

Me quieren pedir un millón de euros para cada uno por haberles tachado de pijos.

Me ha aclarado que algunos miembros incluso tienen trabajo y no viven de rentas, eso sí, de abogados, jueces, médicos, ingenieros, etc.

El mundo me acosa. No sé si seré capaz de enfrentarme a él. Me ponen a escoger entre el suicidio y el asesinato. Menos trabajo tiene el primero que lo segundo requeriría mucha munición.

Bueno, lo consultaré con la almohada aunque antes de ir a la cama voy a limpiar mis armas, por si acaso.

16 de febrero de 2014

Estoy haciendo un “superbolsodelamuertefashion” de piel de cabra virgen que se va a peer la perra.

Eso es lo que tiene ser el mejor diseñador del mundo mundial.

No sé si venderlo por 5.000€ o quedármelo yo para darle envidia de por vida a todas las jembras del mundo.

¿5.000 €? Que no, que me lo quedo.

Joderos mujeres del mundo que no lo tendréis.

Más tarde…

He terminado mi bolso de piel y estoy haciendo un sofá de piel de esos que nada más verlo caes dormido sobre él.

Todavía más tarde…

He terminado el sofá y estoy haciendo… ¡maldita bipolaridad!, ahora me tocará unas semanas de cama con la luz apagada.

25 de febrero de 2014

¡Qué fuerte!

Perdonad que no haya escrito antes pero es que hace como seis horas, justo cuando empezaba a hacerlo, echaron abajo la puerta de mi casa varios hombres vestidos de negro con armas de la leche y me dijeron:

—Quieto, somos del efebei.

Yo, como quien no quiere la cosa, me cagué patas abajo y, creyéndome muerto mortal me enfrenté a ellos.

—Les juro que me dijo que era soltera…

Cogieron mi ordenador y le conectaron varias maletas metálicas de esas que se ven en las pelis y que yo pensaba que no existían.

Al poco de elio me dijeron que me tranquilizara porque estaba limpio.

—¿Limpio? ¿Cómo que limpio?

El más alto, más guapo y que por su autoridad parecía ser el jefe me dijo:

—Está todo correcto. Es que está aquí en España Mr. Zuckerberg, El Magno, y tenemos la obligación de detectar todas sus posibles amenazas y dado que Ud. es uno de los más gilipollas del Facebook, comprenda que teníamos que investigarlo.

Una vez registrado, investigado, acojonado, cagado, duchado y tranquilizado pues os lo cuento.

Reitero ¡Qué fuerte!

26 de febrero de 2014

Dudo y mi duda me aterra porque no sé si podría seguir viviendo con ella.

No obtener una respuesta que me sea válida no sólo me hace incómoda la vida sino que a veces siento que mi vida misma se ha acabado.

Es terrible este sentimiento de ignorancia que tal vez no lo sea al completo pero que necesito despejar para siempre esa nube que empaña y nubla la verdad.

Creo que no puedo seguir viviendo sin conocer lo que busco y la alternativa es execrable, inhumana, indigna e insoportable para mí.

Estoy harto de coser a mano y ya no aguanto más no saber cómo funciona una máquina de coser.

Eso de la canilla, el tensor, la presión en el pedal y tantos y tantos jeroglíficos para mí oscuros me impiden mi felicidad.

Creo que no volveré a coser más en mi vida y así, aunque renuncie a mi destino, podré llevar una vida suave aunque infeliz y pobre.

28 de febrero de 2014

Hoy, ahora, estoy que me salgo de mí mismo.

Es como si a unos calcetines puestos durante una semana le das la vuelta y los lavas, por supuesto con prelavado incluido a 80º. El día que te los pones están más que nuevos porque huelen a esa cosa indeterminada que dicen pino, limón, etc. y que no es cierto pero que se parece.

Que no, que no he pasado por la lavadora pero sí por acontecimientos vitales varios.

Me acabo de convertir en asesor de inversores en bienes inmobiliarios pero de los de lujo, de los que no fallan nunca.

Entre lo que sabía, que no era poco, y lo que he aprendido con documentales varios puedo afirmar y afirmo que estoy en condiciones de asesorar, por módica comisión, a inversores en estos temas que no conozco a ninguno porque creo que se ocultan en paraísos con jacucisdesos, protegespaldas, muchachas operadas de senos e incluso de cosenos, piscinas climatizadas y mares espectaculares con barcos increíbles que incluso navegan pero que ellos no lo hacen porque sólo los usan para dar fiestas glamourosas y hacer supernegociosvipdelparavip.

Un apunte para que, elios, los ricos entiendan de mi sapiencia.

NO, repito, no invertir en bienes inmuebles en California porque es seguro que en tres o cuatro millones de años va a haber un chiligueyterremoto que les dejará a todos bajo el mar… mala inversión.

Otro. Australia va a sufrir en menos de 20 millones de años una inclusión en el continente asiático que le ocasionará daños terribles.

Por elio mejor invertir en Asia pero lejos de las costa, aunque hay que saber en cuales lugares que algunos también tendrán problemas en pocos millones de años.

Para más información por privi y nos tomamos unas copas mientras me dais mi comisión de “musha” pasta que me hace falta.

Por cierto, a Málaga y Cádiz que se las han dado siempre de tanto sol y tanto mar estupendísimoflay que sos den que sos quedan menos de 500 millones de telediarios.

Yosóloquieroserricoynoséyacomohacerlo.com

1 de marzo de 2014

Empieza carnaval, vale. Pues ahí voy.

Entiendo que Napoleón y Franco lo prohibieran. Si yo mandará, que no lo descarto, lo prohibiría bajo pena de prisión o muerte, depende del disfraz, así como los ninots valenciano que también tienen su intríngulis.

¿Por qué?

Pues de además de por lo que yo valgo, que no es poco, es por lo que me aconteció aquél día…

1 de marzo de un año que prefiero no citar.

Yo era joven y la pasión me se salía por las venas toas, especialmente por algunas determinadas.

Paseaba por una céntrica calle de Cádiz a las tantas, reconociéndome que había hecho ostentación ante el marisco, la manzanilla de San Lucar, los abundantes chulillos de la zona y de muchas otras del mundo que acuden como moscas ante la miel siendo ésta el carnaval gaditano, las guapas niñas de la zona y otras que señorean Andalucía, cuando se me enfrentó una.

Su mirada con esos ojazos negros me atravesó. Se plantó ante mí y sentí que me retaba. Algo así como: “Si puedes hazme tuya”.

Estatura estupenda para mí. Pelo negro como la misma noche sin luna. Ojos, ya os lo he dicho. Pechos como cosenos, senos, senos. Caderas de esas que predicen con mirarlas varios embarazos sin problemas… eso sí, tenía un tatuaje en el lóbulo de su oreja izquierda que parecía un signo árabe o japonés o vasco o jeroglífico.

Por esto último dudé. Duda que me inquietó y por ello le dije:

—¿Vas disfrazada de la mujer de mi vida? ¿Qué quieres de mí? ¿Qué significa ese tatuaje en el lóbulo de tu oreja? ¿Es un signo de una secta satánica?

Y ella, con la mirada de esos ojazos negros, me respondió:

—Mira gilipollas, estoy buscando donde mear y me ha hecho daño un pendiente y tú me importas un güevo. ¿Vale, cabrón?

En ese momento entendí… me acababa de poner a prueba.

Desde entonces, hace ya muchos años, sigo buscándola porque sé que iba disfrazada de mujer preciosa con ojazos y tetas estupendos que iba a mear pero en realidad era la mujer de mi vida y, siguiendo su papel, se alejó un poco como haciendo que iba a mear y la multitud la separó de mí, tal vez para siempre.

Ojazos, si lees esto ponte en contacto conmigo:

yotuamor@quedeverdadquenomedicuentaqueerastu.com

2 de marzo de 2014

Tengo un virus o dos o tres o más.

Alguno en mi cuerpo que se defiende como ese gato tumbado con sus garras hacia el vientre del que le ataca.

Otros en esta puta máquina portátil que mueve mi cursor continuamente subiéndolo hacia textos que ya he escrito para joderlos o alterarlos o borrarlos.

Acababa de escribir para vosotros algo maravilloso que sin duda os hubiera conmovido y habríais terminado llorando y una de esas cosas lo ha borrado. Sólo eran 50 folios pero el texto era el que más os hubiera impactado, emocionado, conmovido de toda vuestra vida y ahora no soy capaz ni tengo ganas ni energía para volver a escribirlos.

Gracias maestros de los virus que hacéis tanto por la humanidad. Así tengáis un ataque de gases en la primera cita con el supuesto amor de vuestra vida, que os de una cistitis en un viaje en globo o en submarino, cojáis unos hongos en la que se os pongan la puntas de los dedos de teclear en carne viva, pilléis una venérea que se os pudran vuestras gónadas sean de macho o de hembra, que os coja una amiga dejada por su novio y os coma la oreja durante horas y horas durante y meses, que ganéis una oposición en la administración y tengáis que aguantar durante años al jefe de turno que es un tarugo y encima te dé órdenes estúpidas y cuando tú hagas lo que correcto él le diga a sus jefes delante tuya que ha sido él quien pensó eso, y así mil maldiciones más que no tengo más ganas de seguir bajando mi cursor cada dos palabras.

teodiolomáscabrón@comotecojatecortoloshuevos.com

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s