Acerca de los antropólogos

antropologos

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

En México (no sé en otros países) los antropólogos son tan abundantes como la mierda y todos están cortados con la misma tijera. Visten ponchos, pantalones de mezclilla sucios, usan unas barbas enmarañadas y pontifican acerca de las virtudes del marxismo mientras beben vinos caros en restaurantes y bares de moda y sueltan perlas como:

—Oh, sí, querido, ¡tenemos tantas responsabilidades sociales! Es preciso que la gente tome conciencia de las necesidades de nuestros hermanos indígenas.

—Pero el devenir histórico —y que la chingada.

Bueno, hasta ahí se les puede aguantar siguiendo el consejo de Groucho Marx, quien confesaba:

—Bebo para hacer interesantes a las demás personas.

Pero que esos arrogantes mamones se metan con la literatura ya cambia la cosa.

Un tal Jacobs Condom, Brian Pérez o algo así soltó en una de sus clases:

—La poesía y el teatro son la literatura del tercer mundo.

El problema con esos tipos es que fuman mucha mota, leen mal y creen haber descubierto el hilo negro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s