Fotos para el blog

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Fotos para el blog

I

Encontrábame yo caminando con mi esposa, Britney Spears, a lo largo del malecón: nos habíamos comprado unos algodones rosas, de esos que se deshacen en la boca.

—¿Ya viste? —me dijo Britney, quien se encontraba bien acaramelada, reposando en mi hombro: en esa barca están paseando el papa Juan Pablo II, la madre Teresa de Calcuta y Ghandi: ¿no es inspirador?

—Sí, claro…

—Oye, baboso, ¿me estás escuchando? ¿Qué no te conmueve que esos grandes maestros espirituales estén juntos en una sola barca?

—Oye… ¿quedan cigarros?

—Baboso! ¡Te estoy hablando! ¿Me estás escuchando?

—Si, mi amor, de veras que es una cosa emocionante —le dije para tranquilizarla; ella me miró, no muy convencida cuando, en eso, un tío que andaba en una moto acuática se estampó contra la barca de los benditos padres espirituales.

—¡Ratón! ¿Ya viste? ¡Se están ahogando los padrecitos espirituales! ¡Haz algo, demonios, haz algo!

Corrí, agitadamente: siempre que hay prisas está una vieja gorda en el malecón que va caminando con un tío lentísimo y, cuando piensas girar a la derecha, la gorda se inclina y pone el trasero en el carril derecho o bien, cuando piensas girar a la izquierda, el viejo cretino pone el bastón; pero se trataba de una emergencia, tomé el carril derecho, arrojé al anciano a un lado y seguí corriendo, mientras la señora gritaba:

—¡Desgraciado! ¡Desgraciado! ¡Desgraciado!

II

—¡Mi amor! ¡Al fin llegas! ¡Estaba tan angustiada! Mira: ¡se están ahogando!

—¿Tomaste fotos para el blog?

—¡Claro! ¿Pues por quién me tomas?

Encendí un cigarrillo para Britney, otro para mí, y abrí dos Caribe Cooler (qué quieren, nos habíamos gastado todo el dinero en la última fiestecilla). La abracé: olía bien.

—Oye —me dijo—. ¿Quién crees que se ahogará primero?

—Creo que la madre Teresa de Calcuta.

Britney se rió, me dio un golpecito en el pecho y dijo:

—Ja ja ja, ¿por qué dices eso, baboso?

—Es que esa vieja, que por cierto tenía por costumbre negar calmantes médicos a los pacientes desahuciados que no se convertían al cristianismo, es la más anciana de todos, amor.

—Sí, claro. Oye, ¿qué te parece si vamos por una hamburguesa? Total, comienzo la dieta el lunes.

Me pareció excelente la idea de mi mujer y nos dirigimos, apaciblemente, hacia el Wendy’s más cercano.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s