Duendes en el frigorifico

principe nevera

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Cada vez que voy al refrigerador me pregunto si terminaré atrapado en un mundo fantástico lleno de monstruos, soldados, caníbales con cabeza de champiñón, selvas de frutas, verduras gigantes y otros paisajes imposibles que podrían ir a peor si tomamos en cuenta que en algún rincón de la nevera que desafía las leyes del tiempo y el espacio merced a ciertos principios de la física cuántica que sería enfadoso explicar aquí yacen seis latas de cerveza que no encuentro desde hace dos años.

Un príncipe en la nevera, de César García Muñoz, es uno de esos libros que sin lugar a dudas gustará a los niños y a los adultos que añoramos esa época encantada.

El libro, disponible en Amazon con el link http://www.amazon.com/Un-pr%C3%ADncipe-nevera-Spanish-Edition/dp/1460940210, está bien editado, es gratuito y se engalana con simpáticas viñetas. Con el fin de no revelar demasiado al lector trazaré a grandes rasgos el comienzo de esta aventura:

Sara Rubio ha sido injustamente castigada por su madre debido a la desaparición de dos helados de chocolate de la nevera. Mientras sus padres duermen Sara decide ir al baño de puntillas, pero en el camino percibe una luz que proviene de la cocina.

Cuando se acerca a investigar Sara se encuentra con el congelador abierto y el envoltorio de uno de los helados de chocolate tirado en el suelo, así como dos botas rojas diminutas asomando del frigorífico.

Sara intenta atrapar al hombrecito para demostrar su inocencia frente a su madre, pero el duende lanza un hechizo y Sara despierta en Mundo Vera.

Don Ratón del Callejón Ancho, secretario principal y alto bibliotecario de Mundo Vera, pues así se llamaba el hombrecillo, le explica a Sara que Su Altísima Majestad Majestuosa, el príncipe Rubiales, la necesita para jugar una partida de ajedrez.

Sara acepta acompañar a Don Ratón, pero poco después descubren que el Duque de Roquefort ha depuesto al príncipe Rubiales, con lo que inicia una serie de peripecias mientras César García Muñoz nos conduce por todos los niveles del refrigerador sirviéndose de una prosa ágil, amena y accesible para niños de seis a 120 años de edad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s