Carta a Casanova

Casanova

Destinatario: Giovanni Giacomo Girolamo Casanova, caballero de Seingalt. Prisión de los Plomos, Palacio Ducal de Venecia.

Remitente: Elko Omar Vázquez Erosa, Chihuahua, México.

 Mi fino amigo:

 Estoy enterado de que tus rivales te acusaron ante el Santo Oficio de poseer libros de magia y que por esa razón fuiste detenido en la cárcel de Los Plomos, donde seguramente languideces de puro aburrimiento.

A pesar de que hemos abogado por ti ante varios personajes muy copetudos nuestros esfuerzos han sido en vano, por lo que será necesario tomar medidas extremas a fin de conseguir  tu pronta liberación.

Te envío una bolsa con dinero para que sobornes a los guardias y te permitan estirar las piernas. Hasta donde sé la prisión está llena de cachivaches: mi consejo es que te apoderes de alguna barra de hierro y un trozo de mármol, afiles la barra para hacerte de un espontón y te abras paso practicando un agujero en el suelo, debajo de tu cama.

Esconde bien la barra en tus muebles por si descubren la excavación de tal forma que te sea posible volver a intentarlo. Si tal cosa ocurriera puedes comunicarte con el padre Balbi, que también se encuentra prisionero en Los Plomos, y servirte del siguiente ardid: cuando los guardias se confíen, lleves algún tiempo intercambiando libros con el religioso y enviándole mensajes con tinta invisible ordenas una Biblia infolio, con el pretexto de obsequiársela.

Podrías esconder el espontón en el lomo del libro y para distraer a los gendarmes, previo soborno, te pones a cocinar dos platos de esos macarrones que te quedan deliciosos: uno para tus carceleros y el otro para el padre Balbi.

Como el plato estará caliente y seguramente el estúpido guardia se quemará las manos cuando intente llevárselo al sacerdote harás uso de tu encanto y aconsejarás al pícaro que ponga el plato encima del infolio.

Una vez que el padre Balbi se apodere del espontón podrá practicar los huecos necesarios para evadirse juntos.

Además del dinero Alfred, mi mayordomo, te entregará unas cartas de recomendación para que te relaciones sin problemas con la aristocracia francesa ya que te conviene abandonar Venecia.

Espero que tengas éxito en la empresa y podamos compartir muy pronto una copa de vino en los dorados salones de Versalles.

Tu amigo:

Elko

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s