Sólo pequeños, míseros momentos 32/54 (Ciudades de sal)

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Sólo pequeños, míseros momentos
el resto es una corona de espinas
y esta copa rebosando de hiel…
sí, e incluso gravita sobre el alma
la amenaza de hundirse en el infierno
y maldecir tu nombre eternidades.

Señor, no es cierto que nos diste vida.
¿Y para qué nos sacaste del polvo,
del polvo bendito que nada siente?
¿Y para qué este manto de miseria,
este sendero donde desangrarse
tan lenta, tan lenta y dolorosamente?

Disponible en Amazon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .