Una temporada en el neuro psiquiátrico

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Se dice el pecado; pero no el nombre del pecador, salvo por sus iniciales: los que tengan ojos para ver, que vean, y los que tengan oídos para oír, que oigan.

JLG fue comisionado para hacer un reportaje de fondo sobre el hospital neuro psiquiátrico de la ciudad de Chihuahua y El Heraldo de Chihuahua fingió su internamiento, por esquizofrenia.

Hicieron la hoja, firmada y sellada por uno de los psiquiatras más prestigiados de esta ciudad y lo internaron.

Como a los tres días JLG se sentía que de veras, que de verdad se estaba volviendo loco, y decidió revelar su identidad:

—¡Sáquenme de aquí! —le dijo a la enfermera—. Soy un reportero de El Heraldo, de Chihuahua. ¡Háblenle al director! ¡Díganle que me saquen de aquí, porque me voy a volver loco!

—Si, m’ijo, sí —le respondía la enfermera mientras preparaba una jeringa, con una aguja espantosa.

—¡Suéltenme! ¡Suéltenme! ¡Maldita sea! ¡Soy un periodista!

—Sí, mi rey, si.

Y lo inyectaban.

Desde entonces se le agrió el carácter y jamás se escribió el famoso reportaje de fondo así que yo, como un mero favor personal, les ofrezco este pequeño resumen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.