Mi madre es un cielo

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A veces mi madre me reclama que no soy un poeta de bodas, uno de esos escritores que hablan de puras cosas bonitas.

Mi imaginación, poblada de diablos y hadas, de castillos de cristal, mucho le debe a mamá (de quien heredé mi inteligencia y mi donaire, y de mi padre mi salud de hierro).

Mi madre generosa, de amplias —amplias alas—.

Mamá… quien nos leía un cuento antes de dormir o bien, cuando papá decía que mi hermano y yo estábamos demasiado consentidos, nos dejaba registrados, en una grabadora anticuada y simpatiquísima que hoy en día causaría irrisión (si bien las nuevas generaciones no han inventado nada hasta ahora) su voz dulcísima.

Yo no tengo la culpa de volverme viejo —me hubiera gustado ser siempre un niño— ni de ser un exiliado de esa patria antigua y mágica que cabía en los brazos de mamá.

No aceptes imitaciones de mamá.

Come frutas y verduras.

¡Pórtate bien, caray!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s