En la punta del cigarro, los demonios

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

en la punta del cigarro los demonios

En este viejo, abandonado cine, y ante la luz intermitente del relámpago los posters polvorientos de Clark Gable, Sophia Loren, Lauren Bacall, Dolores del Río y otras reliquias, se iluminan.

La cerilla es una diablesa cuyos cabellos rojos se agitan, mientras grita con su voz cascada, en el viento.

En la punta del cigarrillo sueñan los demonios: acaso con las calles de París, con las noches de Montecarlo, con meteoritos rojos cayendo sobre los edificios de Dubai.

Todas las noches comparto un cigarrillo con Satanás y Baudelaire y juntos rezamos por un milagro: ¡señor!, que un millonario excéntrico deposite una cantidad escandalosa en mi cuenta, que me invite a su yate aderezado de mariposas enjoyadas y que estos tíos, cuyos descendientes habrán de adornarse con mi trabajo, me paguen en vida…

¡En vida, hermano!

La noche es un tango y las ventanas de los bares una linterna mágica con lánguidas figuras que se agitan y agonizan al ritmo de Gardel interpretado por la orquesta de un príncipe maldito.

En mis sueños Gardel, quien sostenía un cigarrillo entre los labios, bailaba un casto tango con la madre Teresa de Calcuta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s