Espejo de obsidiana

Por: Maribel R. y Elko Omar Vázquez Erosa

espejo de obsidiana

Me tienen sin cuidado esos amores baratos que se expresan con globos de plástico y cajas doradas de chocolate: Ratón ama con su sangre y su poesía.

Tienen tus ojos laberintos de agonía, agonía que te llama para escribir, con letras doradas, nuestro amor.

Ratona meiga, ¡meiga e bruxa!, que me has encadenado.

Ratona dice tonterías, Ratona ama a Ratón como el imán al hierro y aunque quiera ella no lo puede evitar.

Te quiero tanto, Ratona, te quiero tanto, como quiere al mar la luna.

Sueño la suave sinfonía de tu pelo entre mis dedos, armonía que al tacto se vuelve música, murmullo de mares remotos, acaso el crujido de la seda.

Ratón huele a desierto, a lluvia, a desesperación y, como las semillas del desierto que esperan por la lluvia sueñan tus labios mis labios y mis labios sueñan los tuyos, porque te llamas agonía y lontananza.

Ratón te ama como nadie, nadie te ha amado, ni te amará.

Espejo de obsidiana es mi mirada y en mis ojos cabe toda tu tristeza.

 

Anuncios

Un comentario en “Espejo de obsidiana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s