El gran amor de Balzac

FRANCE - HONORE DE BALZAC

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Aunque no es infrecuente que los escritores mueran por el abuso de la bebida Honoré de Balzac es quizá el único que ha muerto por ingerir demasiado… café.

Acosado por las deudas luego de lanzarse a negocios y fantásticas especulaciones que lo dejaron en la ruina el gran novelista se propuso ser el Napoleón de las letras y retratar todos los aspectos de la vida de la ciudad por excelencia: París.

Con este propósito se dio a la titánica tarea de escribir las más de 90 novelas que constituyen la Comedia humana y por cuyas páginas desfila desde el humilde labrador hasta el más encopetado aristócrata, pasando por la corrupta burguesía decimonónica.

Armado con una taza de café y vestido con un hábito de monje el genio trabajaba hasta 20 horas seguidas, arruinando su salud en el proceso.

En 1830 la condesa ucraniana Eweline Hanska, casada con el barón Waclaw Hanska, le escribió a propósito de una de sus novelas, iniciando una correspondencia amorosa que duraría 21 años, con ocasionales entrevistas que terminarán en matrimonio el 14 de marzo de 1850. Balzac había conseguido casarse con la mujer amada; pero como diría Wilde, lo que los dioses dan lo quitan pronto y cinco meses después (8 de agosto del mismo año) en un momento de suprema ironía Honoré de Balzac, gloria de las letras francesas y universales, expiraba aquejado por un problema cardíaco que le fue provocado por sus bárbaras sesiones de trabajo y por el consumo inmoderado de café: tenía 50 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s