Los oficios del sueño: XI

Por: Rafael Pérez Estrada

En el Club de Marinos Ilustres de Chelsea comía yo, junto a Lady Ollivier, cuando esta dama, contra todo protocolo, exclamó sorprendida, dirigiéndose a mí: Qué horror, ¿no ve qué extraño tatuaje hay en este bistec?, y al mirarlo, vi cómo en aquella carne no muy hecha brillaba en oscuridades de tinta y frito un precioso tatuaje de esos que exhiben los animosos muchachos de la Navy. Preferí, ante la evidencia, no hacer comentario y enfrascarme en el inesperado olor a cuerpo, mar y puerto que salía de aquel singular plato, y continué la charla como si nada excepcional ocurriera.

Pérez Estrada, Rafael. El ladrón de atardeceres. p. 34. Plaza & Janes. España. 1998. ISBN: 84-01-59025-6

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.