Brennus, 279 a.C. 5/60 (Morrigan)

Por: Elko Omar Vázquez Erosa


Tras invadir Macedonia y Tesalia
el rey cuervo se dirigió a Delfos
en busca del prestigio y los expolios.

Apolo respondió al desafío:
con relámpagos y truenos,
con espantosas tormentas de nieve
y horribles terremotos
hizo retroceder a los guerreros;
pero Brennus, indómito
y al frente de sus huestes
fue a las ciudades de Epiro y Olimpia
para saquear los templos
de Zeus tonante, padre de los dioses
—ignoraba que la herida infligida
por Apolo, le costaría la vida—.

Bajo el acoso de los macedonios
y sintiéndose enfermo
dispuso la muerte de los heridos
con el fin de que el resto de sus hombres
evitara la furia de los dioses.

Una postrera mirada a su gloria:
Brennus contempló su yelmo dorado,
pieza de orfebrería rematada
por un cuervo exquisito y majestuoso,
luego ordenó que le trajeran vino,
y apuró la copa, y pidió su espada.

Disponible en Amazon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.