Sentados a la mesa 15/54 (Ciudades de sal)

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Sentados a la mesa
y llenos de satisfacción
los nuevos dioses decidieron
con su inmensa sonrisa afable
—esa de buenas gentes—
que soñar no valía nada,
menos como sueña el poeta:
“amargo eslabón superado”,
dijeron, “animal
tan extraño, tan orgulloso”;
poco después acordarían
un mínimo de tolerancia
a vates de cloaca
para reírse los domingos
y darle gusto a sus hermanos,
cercano rostro de su izquierda,
y trincharon el pollo
y alegres siguieron trazando
los infalibles, celebrados,
brillantes planos del progreso.

Disponible en Amazon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.