Presencias

presencias

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Para Ratona, como siempre

El aire se encuentra cargado de una cualidad… ¿eléctrica? Una sensación de espera propia del invierno. Ocasionalmente las ramas desnudas ceden al capricho de una ráfaga de viento helado, pero luego vuelve este silencio que petrifica la luz de los faroles fundidos con motivos franceses.

El parque se transforma en el escenario perfecto para una película de época: casi veo la irrupción de un carruaje señorial… tal vez bajo la nieve; no obstante, —o quizá por eso— la melancolía se apodera del entorno; entonces me arrebujo en esta vieja gabardina y procuro escuchar gemidos de fantasmas.

Recuerdo que un día caminaba en la nieve, guiado por un capricho que me condujo hasta las ruinas de una antigua hacienda: recorrí los callados salones, percibí las tristes presencias que acechaban detrás de los raídos cortinajes, para luego subir por una escalera de caracol que crujía bajo mi peso y, en lo alto de las mansardas, pude leer en los blancos horizontes.

Hoy, en mi tablet —en Internet— te busco.

Desde entonces te soñaba.

La silueta de una mujer que se encoge en su abrigo interrumpe mis pensamientos. A lo lejos se escucha el ronroneo de un automóvil que hace vibrar el asfalto, y el sonido se pierde en la distancia.

Presencias de la noche, presencias del instante que se embriaga con un perfume de musgo y de flores marchitas, y con la seda de tu pelo…

Presencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s