48/75 Hablan las luces apagadas (Jardín de luna)

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Hablan las luces apagadas
cuando el silencio es elocuente.

Exiliado, en una torre de marfil
en medio de la mar, una torre que no viste.

Se incendian los cielos,
se derrumban los paisajes,
los palacios de los dioses
que murieron en la noche.

¡Carente de unidad!, no quiero que la haya:
arabescos, garigoles,
flores exuberantes y raíces que me abrazan;
explosiones y tormentas;
Roma en llamas, para volver a edificar.

Respiro, roto en la arena,
junto a los pedazos del último naufragio.
Un canto me acaricia dulcemente,
¿y quién iba a pensar que guiaba hacia las rocas?

El viento frío del norte obliga a refugiarse,
una botella, un mensaje de ninguna parte.

Ilusiones de los mares que llevan al viajero
en una exhalación, que ya no van a regresar,
pues se pierden en las aguas de un mundo
cuyo sol languidece.

Un lenguaje que no entiendo
—lo presiento—
dejá vù,
yo ya estaba pero nunca estuve.


¿Tiene sentido luchar contra marea?
No lo sé, tal vez lo sepas,
pero ciego y por instinto
me despido de la indecisión.

Auto de fe, acaso haya una manera
para que pueda decirme y decirte
que no se debe temer la incertidumbre,
que lo hace parecer todo tan delicioso.

Modelo: Janet Vera.

Disponible en Amazon.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.