Viriato, 139 a.C. 23/60 (Morrigan)

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

El resplandor del fuego parpadea
y baña los rostros inexpresivos
de los que despedimos a Viriato,
bravo caudillo de los lusitanos.

¡Ah!, Roma traditoribus non praemiat,
dicen que dijo, furioso, indignado,
el cónsul Quinto Servilio Cepión,
y que mandó prender a los traidores,
quienes perecieron crucificados,
o estrangulados, ¿quién puede afirmarlo?

Pero Audax, Ditalcos y Minuros
disfrutan sus hermosas propiedades,
¡bien sabemos!, en la soleada Roma.

A la fría luz del amanecer
las chispas de la pira se dispersan.

Disponible en Amazon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .