Recorriendo “Sibaris”

sibaris

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Cuenta Cicerón, o Séneca, no me acuerdo y qué flojera volver a leer tamaños tratados aburridísimos[1], acerca de un hombre voluptuoso que, viajando a bordo de una litera en la que bebía vinos deliciosos, preguntaba a sus esclavos:

—¿Estoy parado o estoy acostado?

Luego de esa anécdota digna de Wilde el aguafiestas de Cicerón o Séneca (ya os dije que no recuerdo) continúa con una pesada disertación acerca de la virtud y otros soporíferos.

Para cartografiar el hedonismo y la voluptuosidad escribí el florilegio Síbaris, en referencia a esa maravillosa ciudad del pecado. Como ya es costumbre se divide en tres ambientes, a saber: Auroras rutilantes; Vino, tu nombre es Legión y; Presagios de otoño.

El libro se compone a partir de poemas de la lluvia y el vino, enrarecidos con perfumes lánguidos y muelles lechos cubiertos de seda.

El primer ambiente, Auroras rutilantes, es como el comienzo de la embriaguez y tiene poemas como el siguiente:

Encendía un cigarrillo con tu danza,
acariciaba líneas marfil y rosa
de ese cuerpo que embriagaba como el vino
cuando los dulces jardines de la tarde.

Atrapabas mares con los ojos lánguidos
que robaste a las auroras infinitas
de las lejanas ciudades esmeralda
que nacieron de mis sueños inauditos.

Copa de absenta: los suspiros del opio
reclamaban soñadores perezosos
que se habían entregado a las visiones,
a rutilantes visiones del desierto.

O como éste:

Saludaré a la aurora,
partiré por veredas
trazadas con caprichos
de silenciosas hadas
que obligan a desear
los reinos lontananza,
y en cristalinos ríos
trataré de encontrar
la imagen de unos ojos,
los ojos que me siguen
a través del perfume
que dormita en paisajes
y ensueños de mi copa.

Vino, tu nombre es Legión es el segundo ambiente del libro y algo así como la madurez de los placeres agridulces:

Ojos grises: siempre recordaban
mis añejas quimeras de pájaro
entre lluvia de tardes lejanas,
y el pecado se volvía un fruto
que imitaba el batir del océano
en la orilla de la eternidad.

Ojos de lluvia, boca escarlata
guardando mis sueños voluptuosos
nacidos en las notas de un piano,
entre los pétalos abatidos
de una roja, solitaria rosa
impresa en jardines y tormentas.

Muerte engalanada con encajes,
ojos grises, negro de tu pelo
confundido entre oscuros plumajes…
y un agudo contraste de mármol
me trajo las llaves del silencio.

Presagios de otoño es el tercer ambiente. Cito el primer poema:

¿Dónde mi juventud dorada
de valles, abejas y flores?
¿Dónde los mantos de oro y púrpura?
¿Dónde mis ganas de llorar?

Concluimos este recorrido con los siguientes pareados:

Pálidas lunas arrullando fantasmas,
los viejos fantasmas de abriles lejanos.

En el silencioso jardín de mis sueños
me cobijan ilusiones otoñales…

…tal vez porque fui marcado con tu sombra,
tal vez porque fui marcado con la noche.

La edición digital tiene como portada el cuadro Nymphs and satyr, de William Adolphe Bouguereau y está disponible en Edición Kindle para que lo tengas en tu pc, tablet, dispositivo de lectura o teléfono celular.

O si prefieres puedes descargarla en PDF gratis.

[1] Los curiosos pueden consultar Cicerón y Séneca. Tratados morales. Grolier Jackson. USA. 1972, en alguna de esas páginas más aburridas que los padres de la Iglesia, Ignacio M. Altamirano y Carlos Marx.

Anuncios

3 comentarios en “Recorriendo “Sibaris”

  1. Cada cuento o relato, como géneros primos hermanos, los disfruto sin cortapisas. Ahora, reitero brevemente:
    Tus escritos son “ad noctem illum laetíssimum” (a la alegrísima luz de la noche, en latín).

    Miguel Ramírez Ochoa

    Me gusta

  2. Pingback: Descarga “Síbaris” | Voluptuosidad es la palabra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s