Solo un año mas

Por: Salvador Joel Ramos Flores

Sólo un año más

I

El camino parecía no tener un destino fijo; gigantescos árboles verdes se enfilaban a la orilla del camino junto con frondosos arbustos que simulaban susurros de los unos con los otros. Aunque viejo, el carruaje era elegante: hermosos interiores en piel negra, cortinas de satín y detalles metálicos dorados daban la impresión por dentro de ir en uno de los mejores de la época; avanzaba velozmente, pero a su tripulante le parecía demasiado lento; en aquel solitario camino rodeado de imponentes y antiquísimos árboles el viento jugaba con las copas de los árboles que daban el único movimiento de los alrededores: un camino tranquilo, lleno de sonidos de hojas que movía el viento y sombras que imprimían un ambiente de tranquilidad  y hermosura. Continuar leyendo