En las sombras, los hipocritas

Los ojos de una buscona que, además de tenerlos menos bonitos que la dama a la que pretende fastidiar, reflejan su arribista naturaleza.

Los ojos de una buscona que, además de tenerlos menos bonitos que la dama a la que pretende fastidiar, reflejan su arribista naturaleza.

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Ellos huelen a incienso, se hacen de cruces frente a esos gallineros que llaman iglesias y luego se van por ahí.

Los hipócritas son como el hierro y el imán y se mienten a sí mismos: Continuar leyendo