Cofi-cof, cof-cof

cofi-cof

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

A pesar de los honestos esfuerzos del Gobierno por abatir la inseguridad (no se rían, señores: ¡Respeten! ¡Respeten a las autoridades!) el robo de mi vehículo y una serie de descalabros económicos constituyen una pasajera perturbación atmosférica que ha hecho de mi un asiduo del transporte público, lo que me ha permitido realizar profundos estudios en el ámbito de la zoología urbana. Seguir leyendo