Debate Zambrano/Vázquez (Séptima Parte)

 debate-zambrano-vazquez-7

Uebos Editorial, en colaboración con Voluptuosidad de la palabra, se complace en presentar la Séptima Parte del debate entre el novelista y ensayista Augusto Zambrano, autor de “Apoteosis: Romance del fin del mundo” y “El Sabio”, y Elko Vázquez, licenciado en ciencias de la información, escritor, poeta y crítico literario.

AUGUSTO: Retomando la discusión sobre la Comedia de Dante Alighieri que había quedado pendiente, te comento que he estado leyendo la traducción en verso castellano de Bartolomé Mitre. Ya leí la primera parte, “Infierno”, y noté que los protagonistas, Dante y Virgilio, son personajes acartonados. No tienen el menor trabajo, pero eso es solo una parte de las conclusiones que extraje de la lectura. Quiero aclarar que no se trata de despreciar al autor, sino de entender su propósito. Pienso que Dante quería hacer una poesía magnífica, y más o menos parece que la hizo, aunque nos es imposible juzgarla, por ser ajenos al idioma en que fue escrita. Por otro lado, él quería mostrarnos el infierno, el purgatorio y el cielo; y sorprendió a su público, al punto que en una conversación que tuvimos en privado me dijiste que la gente de su tiempo pensaba que él realmente había descendido al infierno para escribir su libro, pero su obra, al menos la primera parte, es más o menos esto: “Fui y vi”, “¿quién eres”, “Soy tal sujeto y estoy aquí por esto y lo otro”. “Fui a este otro sitio y vi”…

 ELKO: Antes no había mucha descripción, y se supone que se escribe en primera persona, como si hubiera ocurrido.

 AUGUSTO: Descripciones sí que las tiene, pero los personajes son más acartonados que en la Ilíada, así que no hay excusa, porque la Ilíada y la Eneida son libros más viejos. Hay muchas referencias externas (literarias, filosóficas, políticas y teológicas principalmente), muchas implicaciones, pero Dante se restringió al público más culto. No hay notas explicativas ni herramienta alguna para asistir al lector, como sí las hay en Apoteosis, que se sirve de un gran cúmulo de conocimiento pero lo hace accesible. Entonces de lo que hablamos es de un libro sibilino para el 99.9% de las personas. Esto, por más que sea, es un defecto. Pero bueno, digamos que es un libro plagado de referencias y ya. El mío también, y el de Nietzsche también, pero de esos tres, el mío se entiende y los otros dos no. El mío tiene personajes e historia bellamente trabajados y los otros no tanto, o no de la misma forma.

 ELKO: En el Renacimiento los autores no se dirigían al vulgo, sino a aristócratas.

 AUGUSTO: En la Comedia no hay un peligro, ni un objetivo claro, ni una justificación para la aventura.

 ELKO: Sí que lo hay.

 AUGUSTO: Bueno, en el Infierno no vi nada de eso.

 ELKO: El alma de Dante está en peligro y más adelante se lo dice Beatriz. Herencia de los poetas provenzales que veían a la mujer amada como una manera de elevar su alma cultivando aspectos más espirituales. Muchas veces eran amores que nunca llegaban a lo carnal. La poesía provenzal es inmediatamente anterior a Dante.

 AUGUSTO: El protagonista está perdido en un bosque y sin mayor explicación comienza a recorrer el infierno. Luego sigo, pienso leer toda la obra, pero hasta donde voy el autor no presenta una justificación para la aventura, ni peligros, ni riesgos para los personajes, ni nada… Como sea, yo estaba dispuesto a admitir la derrota, a reconocer que Apoteosis no es la mejor obra literaria que se haya escrito, pero era porque no había leído el libro. Ahora que lo vi, entiendo que el autor, supuestamente, hizo un trabajo hermoso en cuanto a la poesía, pero eso no basta para ganarle, por ejemplo, al Quijote. (Dante es peor. No es ni siquiera una novela). O sea, hay que ser sinceros. Bella poesía filosófica, teológica y política, pero novela no. O si lo fuera, es muy pero muy mala.

 ELKO: Es un poema. Son obras distintas. Igual es un poema narrativo, no lírico, que son los ancestros directos de la novela.

 AUGUSTO: Sí, pero al menos ahora entiendo por qué Cervantes está sobre él en opinión de la gente, porque no se trata de “poesía”, sino de “literatura”, y en eso el autor se quedó a medio camino.

 ELKO: En opinión de los españoles.

 AUGUSTO: ¡Es que El gran Galeoto de Echegaray es infinitamente superior a la Comedia de Alighieri!

 ELKO: Es más moderno. También las obras más antiguas tienen lo suyo.

 AUGUSTO: Yo estoy contento por sentir que sí puedo seguir aspirando a ganar este debate. Pero bueno…, es un sabor agridulce porque no se siente muy sabroso ganarle a un hombre tan antiguo. Se le respeta y se le admira por lo que hizo, y yo entiendo y asumo que Dante nunca pretendió abarcar los aspectos que faltan en su obra. Creo que lo que quería hacer, exactamente, lo hizo.

 ELKO: Un libro que describiera el infierno, el purgatorio y el paraíso, vengarse de sus enemigos y declararle al mundo su amor por Beatriz.

 AUGUSTO: Y hacer alarde de su bien ganada cultura, evidenciar su riqueza poética, su genio, etc. Pero bueno… Tengo algunas objeciones en cuanto al alcance de ese supuesto valor poético que él desarrolló, incluso sin poder nosotros leerlo. La versión que tengo es de un hombre que tradujo todo eso en rima, preservando las palabras significativas de cada estrofa y el sentido, añadiendo musicalidad, sirviéndose del vocabulario del siglo XV, entre otras cosas. Quiero decir que el traductor de la versión que estoy leyendo se sometió a un chaleco de fuerza más complejo que el del mismo Dante. A lo mejor le salió peor. No juzgo ni a Dante ni a este hombre en cuanto a lo poético, pero ha habido otros. El gran Galeoto es un libro maravilloso. Todo poesía y desarrollado como obra de teatro. Lo que Dante hizo fue limitarse numerológicamente, pero en la primera parte hay versos que no se me ocurre que puedan ser “grandiosos” ni en el original ni de ninguna forma. Puedo ver que lo que tengo es una traducción, pero uno más o menos se da cuenta de lo que dijo el autor…

 ELKO: Pues a mí me gustan los versos que están en la entrada del infierno…

 AUGUSTO: … y ve que, al igual que en todo escrito, simplemente no es posible que todas y cada una de las líneas que componen a una obra sean oro. O sea, no puede haber un libro, en el que todo sea oro. Hay grandes momentos, y otros “ahí”, “más o menos”, que sirven como conectores, o como relleno…Y como Dante se propuso a llenar un cierto número de versos, por fuerza algunas ideas no se desarrollan lo que debieran, y otras tendrán relleno. Esto es pura lógica. Más teniendo que rimar. Puede tener una idea buena, pero debe rimarla, entonces mete una línea carente de valor literario o de contenido, simplemente para que rime, y ya. Humano, Elko. Dante era humano. Uno grande, enorme, pero no un dios. Veo que hay otros libros en rima que compiten o superan a este. El gran Galeoto sería una seria posibilidad; y Zatratustra, aunque no fuera en rima, en cuanto a la parte intelectual y referencial.

 ELKO: Quizá. Hay millones de libros, y muchos que se han perdido. Otros duermen en antiguas bibliotecas sin que se hayan enviado a imprenta.

 AUGUSTO: No, digo, manteniéndonos en terreno firme, dentro de lo que se conoce y se reconoce como genial. Ya salirnos de allí es decir “no se puede demostrar que Dios no exista en algún sitio que no hayamos visitado”.

 ELKO: Como te digo, estás hablando de obras que ya forman parte de los pueblos, de la identidad de los pueblos, y hay muchos elementos subjetivos y ríos de tinta volcados en su análisis.

 AUGUSTO: Bueno, pero yo creo que sí les gané a todos y tengo derecho a decirlo. A ver si se escriben unos cuantos litros de tinta sobre mí antes de que yo muera.

 ELKO: Puedes expresar tu opinión, claro, tus argumentos.

 AUGUSTO: Pues sí, ya nos aproximamos al final del debate; y hablando de eso, el próximo punto dice que Apoteosis “Abarca los espacios temporales y físicos más extensos que hayan sido concebidos para cualquier obra de ficción.” Todo está en que entiendas a qué me refiero con la afirmación y ver si se te ocurre objetarla con algún ejemplo, por lo que paso a explicarte que la obra, en cuanto a lo temporal, ocupa ciento veinte años en el plano físico; lo que ocurre en los dos últimos capítulos ocupa varios miles de años; el tema del fin del mundo nos lleva hasta Adán y Eva; y finalmente, con el prólogo y el epílogo, la obra es, cronológicamente hablando, eterna y cíclica de manera infinita. En lo que se refiere al espacio físico que esta ocupa, el escenario es toda la Tierra, más el plano de Belial, el Seol, la Gehena, los Cielos y el interior de Dios. Cuando tomamos en cuenta los capítulos celestiales, lo que se ve es que se está hablando de toda la existencia, en cuatro planos. Y si le quieres sumar nuestro mundo en tiempos de Jesús, o en tiempos de Adán, pues también.

 ELKO: No he leído mucha ciencia ficción; pero Los cantos de Hyperión hablan de grandes abismos de tiempo y espacio. El Hyperión, de Dan Simmons, abarca desde el aparente fin del planeta Tierra, que en realidad había sido secuestrada por unos organismos muy desarrollados que estaban más allá de la comprensión de las inteligencias artificiales, de los extraterrestres conocidos y de los seres humanos. Simmons plantea la existencia de teleyectores, que te trasladaban automáticamente a mundos que se encontraban a millones de años luz de distancia, los motores Hawking, que también volaban muy rápido, y la existencia de dos dioses, uno creado por la conciencia de los seres humanos y otro por las inteligencias artificiales. Ellos peleaban entre sí y como el dios de las máquinas parecía más fuerte, el dios de los humanos huía desplazándose a través del tiempo y del espacio. Una mujer muere, pero se traslada atrás en el tiempo para vivir con su amado el amor que la guerra les había negado…

 AUGUSTO: ¿La obra abarca una eternidad cíclica?

 ELKO: No recuerdo si una eternidad cíclica. Son tres libros y un relato corto.

 AUGUSTO: Pues de eso se trata, de volumen. Dije que mi libro ocupa los espacios temporales y físicos más vastos jamás concebidos; es decir: eternidad y totalidad absolutas.

 ELKO: Bueno, de cierta forma lo abarca con un espacio alternativo donde se almacenaban todos los recuerdos de los seres vivos. Igual Nietzsche sí concibe una eternidad cíclica con el concepto del eterno retorno.

 AUGUSTO: Coméntame… ¿Ese concepto compete al universo de algún libro suyo?

 ELKO: Viene en Así habló Zaratustra y Nietzsche toma la idea de la mitología hindú. Dice que todo ha ocurrido ya y volverá a ocurrir.

 AUGUSTO: ¡Ah! Yo no inventé el concepto, pero la línea temporal de Apoteosis es esa. Allí está el detalle, que esa es su línea temporal, y que hace uso de ella: Jehová visita todos los tiempos, Jehová nace, “muere” y renace, encima de lo cual están los cuatro planos existenciales y los ciento veinte años de historia terrestre.

 ELKO: En un universo como concebían los judíos, ciertamente limitado. En libros sagrados hindúes se habla de dioses que han creado éste y millones de mundos.

 AUGUSTO: Entonces no sabes de ninguna obra literaria que haga eso. Solo libros religiosos y básicamente aproximaciones conceptuales, pero no una historia con semejantes dimensiones.

 ELKO: Lovecraft, en El caso de Charles Dexter Ward y en Mitos de Cthulhu habla de dioses que existieron en abismos inconmensurables, que nuestras concepciones de Dios y el tiempo son limitadas. Yog-Sothoth es un demonio que abre todas las puertas y representa al infinito. En varios relatos de Lovecraft se maneja eso y se le llama terror cósmico. Jehová, comparado con los dioses de Lovecraft, sería más joven. Incluso con el uso de libros de magia como el Necronomicón, también ficticios, algunos personajes llegan a ver mundos muy antiguos y sustancias anteriores a lo que conocemos como el tejido espacio temporal.

 AUGUSTO: Un personaje que sirve como alegoría al infinito no equivale a la línea temporal que se abarca en una obra de ficción. Mi conclusión es que no hay una obra más ambiciosa ni voluminosa en lo temporal/espacial que Apoteosis.

 ELKO: Los dioses de Lovecraft, en la ficción, son más antiguos de Jehová.

 AUGUSTO: No se puede ser más antiguo que la eternidad. Un principio sin principio.

 ELKO: La eternidad, como la conciben los judíos, habla de un solo universo, el nuestro, y hay universos más antiguos, pero digamos que tu libro sí plantea una eternidad cíclica y cósmica.

 AUGUSTO: Eso me basta.

 

En breve estaremos compartiendo la Octava Parte de este debate.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s